En el idioma que prefieras

viernes, 19 de abril de 2013

Recomendaciones: Los Jones


¡Llegan vecinos nuevos al barrio! "Los Jones" o "Amor por contrato" es una película que nos muestra que, en muchas ocasiones, no es oro todo lo que le reluce y que la apariencia es un factor más que importante para ser juzgados ante lo sociedad.

¿Por qué nunca se te ha ocurrido que las grandes empresas pudieran enviar una familia a tu barrio para tratar de venderte sus productos, bajo la promesa de llevar una vida tan apasionante como la suya?


Como se menciona dentro de la película, parece ser que el marketing de guerrilla o marketing furtivo no tiene límites. ¿O lo que no tiene límites es la ambición de los empresarios y accionistas por obtener beneficios?
La verdad es que la película es una gran crítica a la sociedad de consumo desmedido en la que nos encontramos sumergidos, y aunque no sabemos con toda la certeza que en nuestros barrios no hayan familias subvencionadas por las grandes marcas para tratar de conseguir incrementar sus ventas, lo cierto es que cualquier familia que consuma productos se convierte en un prescriptor o en un soporte publicitario. ¿Por qué? Porqué si un producto te gusta vas a hablar bien del mismo, o por ejemplo en el caso de la ropa, luces su logotipo.
Incluso esta misma película se convierte en un soporte publicitario.


El marketing es una herramienta que nunca descansa, estoy seguro que dentro de poco ya ni en los sueños (por qué seguro que cuando sueñas con esa chica que te gusta lleva ropa de cierta marca o bebe el ron de la marca que tanto te gusta). 
De la película me he quedado con alguna que otra frase, que ya he materializado en algún tweet dentro mi cuenta, pero hay otra que me gustaría destacar en este post:
"Estas aquí para vender un estilo de vida, si te quieren a ti quieren lo que tu tienes"
 ¿Estáis de acuerdo? A mi es algo que parece un poco excesivo, puesto que a pesar de que todos aspiramos a intentar ser como alguien no aspiramos a ser exactamente ese alguien. Yo puedo admirar mucho a alguien, pero nunca voy a tratar de ser exactamente igual puesto que unicamente voy a ser una copia secundaria y jamás llegaré a ser una versión mejorada.


Pero, y actualmente, ¿nuestro valor no se mide por la rentabilidad que somos capaces de aportar a las empresas?

David Duchovny y Demi Moore a punto de besarse en la película Amor por contrato

¿Dónde queda el límite en la vida real y la publicidad? ¿No es cierto que mucha gente prefiere pasar algo de hambre por ser capaces de lucir un bolso de determinada que da determinado status?

Perdonad si me pongo demasiado apocalíptico, os cuento una opinión para tratar de haceros reflexionar (y si es posible, iniciar un diálogo para conocer las vuestras)
Para no extenderme más, os recomiendo ver la película.


¡Espero que sea una recomendación útil!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Haz click en el video :-)